De viaje por Granada

El Ciprés de la Sultana

Muchas veces hemos hablado de la magnífica Alhambra y su embrujo pero hasta ahora no habíamos mencionado la romántica historia del ciprés del Patio de La Acequia del Generalife.

El Ciprés de la Sultana

Según cuenta una leyenda, este ciprés fue mudo testigo de los amores furtivos de la esposa del rey Boabdil –Morayma-, y un joven caballero de la tribu de los Abencerrajes. El último rey moro de Granada supo de la traición de su esposa, de los encuentros con su amante bajo la sombra del verde ciprés y la ira lo embargó. Como venganza por tamaña traición, mandó degollar a un grupo de nobles caballeros de la tribu musulmana.

Las manchas de óxido de hierro que se encuentran en el fondo de la fuente de la Sala de los Abencerrajes de la Alhambra es la prueba de la sangrienta venganza.

Tal vez esta leyenda sea sólo producto de la imaginación de románticos viajeros que recorrieron Granada en el siglo XVIII, tal vez sea una triste verdad… tal vez el Ciprés de la Sultana guarde para sí otras historias aún más tristes…

El ciprés más antiguo de Granada

cipres sultanaSegún los botánicos José Tito y Manuel Casares, este ejemplar de cupressus sempervirensfue el ciprés más antiguo de Granada. Lamentablemente ya no corre savia por su tronco seco.

Los botánicos no dudan de que se trate de un ciprés plantado en época árabe pues aparece en un grabado que data del año 1500 formando parte de una hilera de cipreses que se encontraban, precisamente, en el Patio de los cipreses del Generalife.
Hay quienes afirman que un rayo terminó con el famoso árbol pero los botánicos opinan murió de viejo.

Cuando vayas de viaje por Granada y visites la Alhambra detente a contemplar el tronco seco del Ciprés de la Sultana, seguro lo escucharás contarte alguna leyenda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *